Tuesday, June 19, 2018
Inicio > Rumbo a Rusia 2018 > Las cinco mejores finales en la historia de los mundiales de fútbol (+videos)

Las cinco mejores finales en la historia de los mundiales de fútbol (+videos)

Franceses e italianos se medían en una final inédita. De menos a más, Francia logró colarse venciendo a las favoritas Brasil y Portugal en las eliminatorias directas. Italia, con un plantel repleto de veteranía, llegó invicta y con un solo gol encajado en su contra.

5. Alemania 2006: Italia 1 (5) vs (3) 1 Francia

Zidane, el indiscutible protagonista. El capitán francés encajó el primer gol con una pincelada hecha desde el punto penal. Pero las cosas cambiaron en sólo minutos. En un intercambio de palabras con Materazzi, el francés perdió los estribos y encaró al italiano con un fuerte cabezazo en el pecho. De héroe a villano, fue expulsado por el árbitro.

El jugador que en su momento fue el fichaje más caro de la historia vio como su selección perdía en tandas de penales. Cannavaro levantaría la Copa del Mundo e Italia lograba el tetracampeonato.

4. México 1986: Argentina 3 vs 2 Alemania Federal

Video: Youtube
La temible dupla Valdano-Maradona, apoyada por el ejemplar mediocentro comandado por Burruchaga lograrían la épica. Este fue el mismo Mundial en el que el Pelusa firmó la “Mano de Dios” y el “Gol del Siglo”, ambos hitos hechos contra Inglaterra en cuartos.

Era la segunda final consecutiva de Alemania. Querían borrar el agridulce sumbcampeonato logrado en España 82′ con una victoria en el Estadio Azteca. Para esto, los alemanes confiaron el banquillo a su campeón y referencia Franz Beckenbauer para que guiara la artillería encabezada por el goleador Karl-Heinz Rummenigge.

José Luis Brown abrió el marcador en el primer tiempo. Luego del descanso, Valdano firmó el segundo gol. Karl-Heinz Rummenigge descontó en el minuto 74 para Alemania y Rudi Völler empató el partido a los 80 minutos. Igualado el encuentro, Diego Armando Maradona aparecería con un pase de antología para que Burruchaga marcase el tercero y último gol de la final.

Esta ha sido la única victoria de Argentina ante Alemania en un Mundial. ¡Pero qué victoria!

3. Estados Unidos 1994: Brasil 0 (3) vs 0 (2) Italia

Video: Youtube
La canarinha logró su tetracampeonato en suelo estadounidense. Romario y Bebeto conformaban la delantera más temible de la competición. Catorce años pasaron para que Brasil volviera a llegar hasta estas instancias desde su campeonato en México 70′. No fallaron.

La azzurra, con Baressi como capitán, tenían al jugador estrella del momento: Roberto Baggio. Los italianos empezaron con dificultades desde la primera fase, llegando a los octavos de final por un triple empate en el grupo A junto a Bulgaria y Argentina.

En la memoria de los aficionados no queda ni una laguna mental de los 120 minutos de juego. Este partido, es recordado por la tanda de penales y el fracaso de un grande.

2. Mexico 1970: Brasil 4 vs 1 Italia

Video: Youtube
Fue el último mundial de O Rei. Rivelino, Pelé, Carlos Alberto, fichas que entran fácilmente en el once ideal del siglo XX llegaron a esta final como una aplanadora. Los ocho goles en fase de grupos y los siete en eliminatorias directas lo colocaban como favorito indiscutible en las quinielas.

Por su parte, a los italianos se les dificultó ver la portería en la primera etapa del campeonato. Clasificaron de segundo lugar y con dos empates. Los delanteros ajustaron su puntería y lograron marcar ocho goles en cuartos y semis. Cuatro de ellos contra Alemania Oriental en el denominado Partido del Siglo.

Es catalogado como uno de los mejores mundiales de la historia. El juego limpio -sin expulsados en todo su desarrollo- y las plantillas repletas de estrellas de las selecciones son aspectos destacables.

1. Brasil 1950: Brasil 1 vs 2 Uruguay

Video: Youtube
Es quizás el partido más memorable de la historia: “El Maracanazo”. Río de Janeiro, la capital de la fiesta, acogió la final del mundial de ese año. Brasil, en su tierra, con su gente, se enfrentó contra la modesta Uruguay campeona olímpica bajo la mirada de miles de fanáticos que abarrotaron el emblemático Estadio Maracaná.

Completamente distintos. Brasil, invicta y goleadora, venía de entablar abultadas victorias contra Suecia por 7-1 y España por 6-1. Uruguay, más sigiloso, llegaba con un empate por 2-2 contra España y una victoria ajustada de 3-2 frente a Suecia.

La historia destaca el favoritismo que traía Brasil en esta época, forjado a fuerza de buen juego y con goles. Pero es importante resaltar la importancia de Uruguay para aquel entonces. La selección charrúa era una de las más laureadas: una Copa del Mundo, ocho Copas Américas y dos títulos olímpicos ya estaban en sus vitrinas.

El partido, repleto de tensión y algarabía, tuvo sus mejores momentos en el segundo tiempo. Con el marcador cero a cero, los locales anotaron en el minuto 2 el primer gol desde los botines de Friaça. Luego, entre una perenne celebración de los espectadores, Juan Alberto Schiaffino marcaría el empate para los uruguayos.

Por el formato del campeonato, este resultado le servía a Brasil para ganar el campeonato. Pero no, la gente quería la victoria y sus jugadores fueron por ella. Brasil llegaba pero no definía. Uruguay defendía con más garra que otra cosa. Ocurrió en el minuto 34 lo inimaginable, Alcides Edgardo Ghiggia marcaría el desempate que favorecía a los visitantes.

Pitazo final. Uruguay ganó 2-1 al gran Brasil. Un diluvio de agua fría cayó sobre las 200mil almas presentes. El sepulcral silencio era tan avasallador que, según relatan historiadores de pasillos, el campeón celebró pidiendo disculpas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *