Thursday, July 19, 2018
Inicio > Rumbo a Rusia 2018 > La locura en Montevideo tras la clasificación de la selección de Uruguay

La locura en Montevideo tras la clasificación de la selección de Uruguay

Miles de personas se dieron cita en una fría pero agradable tarde de invierno en la explanada de la alcaldía de Montevideo para alentar a la distancia a la selección uruguaya, que este sábado clasificó a cuartos de final del Mundial-2018 tras derrotar 2-1 a Portugal.

Las banderas uruguayas con su sol brillante ondeaban sobre la principal avenida de Montevideo, constató una periodista de la AFP. La más grande destacaba al fondo al lado de una gran escultura, imitación del David de Miguel Angel vestido con el uniforme de la selección.

Y la plaza, como otras del país ataviadas para la ocasión, reventó cuando al minuto siete Edinson Cavani conectó de cabeza un pase de Luis Suárez para mandarla al fondo de la red y abrir el marcador.

“¡Uruguay! ¡Uruguay! ¡Uruguay!”, gritaba la multitud con los brazos en alto, soñando con el pase a cuartos de final, igual que la hinchada charrúa en el estadio Fisht de la ciudad rusa de Sochi.

“Uruguay va a ganar seguro”, dijo a la AFP Luis Martínez, un camionero de 36 años que llegó desde muy temprano con su esposa Erika.

“Siento mucha alegría” por esta selección, señaló Alicia Frachia, pensionada de 60 años vestida para la ocasión con un gorro que dice ‘Uruguay’, bufanda celeste, una bandera a la espalda y los colores del pabellón uruguayo pintados en sus mejillas, como muchos de quienes optaron por dejar sus casas y ver el partido en sociedad.

Los muñecos de trapo con la figura de Cavani se vendían como pan caliente en un puesto que ofrecía banderines, sombreros, bufandas y paraguas con motivos de la selección que ganaba 1-0 con un gol del ariete del PSG francés.

La alegría se calmó al minuto 55 cuando Pepe puso la igualdad en un espectacular cabezazo para igualar el partido.

Los cánticos dieron paso a manos a la cabeza, desazón y caras preocupadas en Montevideo, para luego volver la alegría, los saltos y los abrazos cuando Cavani perforó la red con su segundo tanto, un verdadero golazo a los 62 tras una espectacular habilitación de Rodrigo Bentancur.

Fue “un partido divino, como lo quisimos ver siempre, como lo soñamos”, resumió Hernán Barreiro, un comerciante de 32 años que festejaba en la explanada municipal en el centro de Montevideo, capital de un país en fiesta que grita “¡Volveremos, volveremos!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *