Saturday, October 19, 2019
Inicio > Tendencias > 8 mentiras que nunca deberías decir al médico

8 mentiras que nunca deberías decir al médico

A veces los doctores hacen preguntas tan incómodas que nadie quiere responder. Pero omitir algunos detalles, por inofensivo que parezca, puede incluso poner en riesgo nuestra vida

Mentir nunca está bien, pero mentirle al médico es peor porque puede causar graves problemas de salud.

Aunque los doctores tienen la molesta costumbre de hacer muchas preguntas – y algunas son realmetne incómodas – hay que decir la verdad para recibir el tratamiento adecuado en cuanto a dosis y fármacos.

“Muchos pacientes ocultan información, algunos por no quedar mal ante su médico y otros porque sienten que los van a regañar. Muchos pacientes, especialmente aquellos que tienen enfermedades crónicas como hipertensión o diabetes, ven su enfermedad como algo negativo y quieren mostrar que la vencieron, aunque no tenga cura”.

El portal Gizmodo recopila algunas de las mentiras típicas que hacen los pacientes y los peligros que se esconden detrás de esas pequeñas ‘omisiones’.

1.- ”Estoy tomando los remedios como usted me dijo”. Todos se pueden olvidar de vez en cuando de tomar los medicamentos pero si el médico cree que el paciente los está tomando adecuadamente puede pensar que el fármaco no está dando resultado. “Cuando un paciente no informa al médico toda la verdad, corre el riesgo de recibir un tratamiento equivocado, más fuerte o más prolongado, poniendo así en peligro tu salud y hasta su vida”, señala Villarroel.

2.-”No tomo otros medicamentos”. Esa mentira puede causar serios problemas porque hay medicamentos que tienen interacción con otros o alteran los efectos secundarios. Se debe tener especial cuidado con anticoagulantes, antibióticos, antidepresivos y fármacos para el corazón, así como los medicamentos de venta libre como aspirinas, minerales y vitaminas.

3.- ”No he comido antes de la operación”. Cuando un paciente debe someterse a cirugía, los anestesiólogos suelen preguntar cuándo se ingirió alimentos o bebidas por última vez. Debe ser preciso en su respuesta porque cuando se duerme bajo el efecto de la anestesia, el esfínter esofágico se relaja y el contenido del estómago puede regurgitar peligrosamente hasta la boca o los pulmones y conducir al desarrollo de otras enfermedades.

4.- “No tomo mucho alcohol”. La doctora Harriet Hall, editora de la revista Science Based Medicine, asegura que decir que se toma menos alcohol del que en realidad se consume “solo consigue retrasar el diagnóstico y el tratamiento”, señala Gizmodo. Por poco que sea, el consumo de bebidas alcohólicas influye en la eficacia de los medicamentos y el doctor necesita saberlo.

5.- ”No fumo”. La gente suele tener miedo de decirle a su médico que fuma por la censura social que existe respecto a este hábito. Sin embargo, es importante decir la verdad para realizar chequeos a tiempo de enfermedades relacionadas al tabaco.

6.- “No consumo drogas”. Considerando que la mayoría de las drogas de uso recreativo son ilegales, decir que se las consume es una de las verdades más incómodas. No obstante, mentir no tiene sentido porque la realidad aparecerá en los análisis de sangre y orina. Es importante ser honesto porque algunas drogas pueden interferir con otros medicamentos como antidepresivos, aspirinas, anticoagulantes y medicamentos antiinflamatorios no esteroides (por ejemplo, el ibuprofeno), señala Gizmodo.

7.- “¿Dolerme a mí? No”. Mucha gente acude al médico con la esperanza de que no le encuentren nada malo y por ello suelen restar importancia a algunos síntomas. Esta costumbre es perjudicial porque mientras más se demore en detectar una enfermedad, menor será la posibilidad de una recuperación exitosa.

8.- ”Sí doctor, entendí todo lo que me dijo”. Quizas este sea uno de los errores más habituales, si no comprendes lo que el doctor te explicó pídele que te lo reitere. Villarroel sugiere generar un clima de confianza entre el médico y el paciente, donde éste no se sienta juzgado y pueda contarle todos sus problemas. “Si no se siente cómodo (con el doctor), quizá debería cambiar de médico”, recomienda el especialista.

Gizmodo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *