Thursday, December 14, 2017
Inicio > Curiosidades > Consejos para bañar a tu gato

Consejos para bañar a tu gato

Un gato debe ser bañado cuando su pelaje se sienta aceitoso y en necesidad de cuidado, o cuando tenga un problema médico que requiera hacerlo con un champú especial

Aunque particularmente los gatos son una de las mascotas más independientes y aseadas, de vez en cuando es bueno que la asistas, dándole un merecido baño.

Eso sí, debes tener cuidado para que no te rasguñe, muerda, o salga corriendo de tu habitación, así que para que esto no represente un trauma para ti o tu mascota, te invito a seguir estas recomendaciones.

Corta sus uñas

Tu gato puede entusiasmarse al estar cubierto de agua así que, para disminuir el daño que ocasionará, córtale las uñas unos días antes.

Cepíllalo

Cepillar al gato ayudará a retirar cualquier nudo o maraña en el pelaje, los cuales serán mucho más difíciles y dolorosos de quitar una vez que el gato esté mojado.

Consigue el champú correcto

Nada de estar usando tu champú o uno para perros, ya que esto puede secar la piel de u gato e incluso puede ser tóxico.

Haz que quiera bañarse

Coloca algunos juguetes para gatos en la tina vacía. Luego pon a tu gato dentro de ella y juega durante algunos minutos. Después detente y agrega un poco de agua antes de jugar otra vez. Al hacer esto, harás que tu gato se acostumbre a la tina y al agua. La hora del baño pronto estará asociada con algo agradable y no amenazado.

Mójalo del cuello para abajo

Usa un poco de champú y agua para lavar el cuello, el cuerpo, las patas, la barriga y la cola de tu gato. Empieza por el cuello y desplázate hacia su cola en la dirección del crecimiento de su pelaje.

Lava su rostro con agua y un paño

No hay necesidad de correr el riesgo de molestar y lastimar a tu gato haciendo que le entre champú a los ojos. Toma un paño mojado y pásalo suavemente por el rostro de tu gato, quitando el pelaje de sus ojos y nariz hasta que su rostro, cabeza y orejas estén limpios.

Seca el agua de tu gato

Toma una toalla y escurre suavemente la mayor cantidad de agua del pelaje. Luego, envuelve a tu gato en la toalla y frota suavemente. Cuando la toalla se vuelva demasiado mojada como para ser efectiva, cambia a otra toalla seca. No te detengas hasta que el gato esté solamente húmedo.

Wikihow.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *